Saltar al contenido

Me he quemado al sol… que hago ? Mi Cuaderno de Notas

16 de agosto de 2021

Día de playa o piscina, jornada en el campo, … llegas a casa y descubres que tienes la piel roja!!! Lo siento, pero si, te has quemado.

Hemos hablado en el blog de protección solar, productos que cuidan y protegen la piel, cuidados que debemos tener, … Si te has quemado es porque te has descuidado. Regañina para ti! No deberías haber llegado a ésto!!! Quizá aplicaste poco protector solar, o no era el fotoprotector adecuado para tu piel, o te has quedado dormido al sol… Los lamentos a éstas alturas no sirven de nada, así que vamos a ver que podemos hacer.

La quemadura aparece cuando la melanina de nuestra piel ya no puede protegernos más debido a que la exposición solar a la que la hemos sometido ha superado su capacidad para hacerlo. El sol ha resecado nuestra piel! Habrás notado que la piel empezaba a picarte y que la notabas muy tensa, verdad? En unos días empezará a pelarse. No se te ocurra quitarte los pellejitos o conseguirás además que la piel que se está renovando pueda infectarse…

Bien, no deberías haber llegado a ese punto, pero veamos que podemos hacer en cuanto notemos que nos hemos quemado. Normalmente hasta unas 6 hrs después de la exposición al sol no veremos la quemadura en su máximo apogeo. Muchas veces es al ir a acostarnos cuando nos vemos el cuello super rojo o la espalda como un cangrejo y decimos, buf, como me ha subido el sol! En ese momento ya tenemos la quemadura en todo su esplendor.

Debemos bajar la temperatura de esa zona, que al tacto notaremos muy caliente, mediante la aplicación de paños fríos. Además para aliviar el dolor de las quemaduras solares y ayudar en el proceso de curación del cuerpo, éstos paños con remedios caseros nos ayudarán.:

– Leche entera.- los ácidos grasos y ácido láctico en la leche tienen propiedades calmantes para la piel quemada por el sol

– Té.- los taninos del té son el ingrediente que ayuda a calmar y aliviar.

– Hierba de San Juan.- contiene propiedades de refrigeración que pueden ayudar a bajar la intensidad del calor en la piel dañada, además ejerce como calmante de las terminaciones nerviosas dañadas por la quemadura de sol.

– Vinagre.- rebajado con agua, tiene propiedades antiinflamatorias.

Empapa el paño y colócalo sobre la piel unos 15-20 minutos. De 2 a 3 veces al día durante varios días. Ni te bronceas en un solo día ni se curan las quemaduras con aplicar una vez una crema para después del sol.

Una vez hemos bajado la temperatura, debemos hidratar y ayudar en la regeneración de la piel. Para ello podemos aplicar:

– Aloe Vera.- se utiliza comúnmente para el tratamiento de quemaduras de sol. Además de proporcionar un alivio relajante, también ayuda en el proceso de curación. Si tienes una planta en casa, parte una hoja y aplica el gel que aparece. Si no, una crema con alta concentración en aloe.

– Aceite de Rosa Mosqueta.- proporciona excelentes resultados en los procesos de cicatrización y reparación del tejido dañado.

– Aftersun.- son bálsamos calmantes que alivian de inmediato las sensaciones de dolor y escozor.

– Centella Asiática.- protege, repara y reafirma el tejido de la piel. En crema y con una alta concentración.

Con éstas recomendaciones conseguiremos hidratarnos por fuera, pero y por dentro ? Con la exposición al sol, el cuerpo pierde agua y sales esenciales, así que debemos aumentar la ingesta de líquidos para asegurar de manera adecuada que el cuerpo se mantenga hidratado o que se rehidrate para la recuperación óptima de la salud de tu piel. Bebe muchos zumos de frutas naturales, agua, bebidas isotónicas o té verde, rico en flavonoides que frenan la oxidación y los daños celulares.

En el caso de que las quemaduras sean graves, debes ir al médico. Si sientes desmayos, náuseas, fiebre y palpitaciones no lo dudes: ve a urgencias. Quizá además de esas estupendas quemaduras sufras una insolación o peor, un golpe de calor =(

Si tienes ampollas, no las toques! Y mucho menos, no las revientes! Puedes provocar una infección. Aplica una crema suavemente, pero si ves que son son importantes, están llenas de líquido o supuran, ve al médico.

Finalmente recuerda, te puedes volver a quemar una y mil veces, que hayas tenido una quemadura no quiere decir que ya seas inmune. Aunque se nos pase el enrojecimiento, se nos quiten los pellejos o nos desaparezcan las ampollas… no olvides que las células de nuestra piel y nuestro ADN tienen memoria! El mejor remedio es prevenir: más vale prevenir que curar.

Un besote !

Configuración